domingo, 6 de noviembre de 2011

¿El final del SEO?

Desde hace un tiempo se comenta en diversos medios el final del trabajo de posicionamiento web en buscadores (SEO por sus siglas en inglés)y según diversos analistas Las nuevas alternativas tecnológicas de redes sociales, el impulso de las aplicaciones para teléfonos inteligentes harán que merme la búsqueda natural en los motores de búsquedas.

Por otro los algoritmos cierran el circulo perfecto para eliminar el trabajo de posicionamiento web.

Desde luego que en temas de tecnología no hay nada estable en cuanto a predecir tendencias y alternativas futuras pero de momento todos necesitamos buscar y mientras más contenidos existan en medios digitales más se hace necesario buscar, y luego compartir. Y si lo que producimos no va acorde con las normas necesarias para ser buscado y encontrado nuestros contenidos no llegarán a los que lo necesitan y lo expresan a través de una búsqueda.

Obviamente que el modelo está cambiando, si es que en algún momento hemos podido hablar de un modelo cuando la tecnología se mueve a una velocidad nunca antes vista, pero siempre tendremos que buscar. Y buscaremos con nuevos dispositivos, en nuevos contextos, con nuevos requerimientos tecnológicos.

¿Qué SEO ha muerto? El SEO de manipular con metadatos, con trucos en los títulos, desarrollando redes de contenidos que no aportan valor, posicionando con contenidos similares, con servicios similares. El SEO de seguimiento de cumplimiento de normas, estudio y validación de códigos, y más tareas técnicas no puede morir.

Quienes lo hagan estarán metidos en temas técnicos 100% del tiempo partiendo de un enfoque integral, con mayores o menores relaciones con marketing pero de momento se hace necesario.

De momento les digo un indicador evidente de la caída del trabajo del SEO, cuando los CPC comiencen a bajar de precio. En ese momento, yo fan de las estadísticas Web, les garantizo que nos podremos despreocupar de la búsqueda y de los motores de búsquedas y concentrarnos en nuevos retos técnicos, que siempre hay.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada