domingo, 17 de junio de 2012

Einstein, el SEO y la Analítica Web

"La vida es como montar bicicleta. Si quieres mantener el equilibrio no puedes parar"
Albert Einstein - Carta a su hijo Eduard

 Hace apenas una semana se ratificaba la velocidad de la luz estimada por el profesor Albert Einstein con lapiz, papel, observaciones, mediciones (primitivas para el desarrollo del equipamiento hoy en día) y un grado de imaginación extraordinarias. 

¿Puede significar esto la eternidad del valor calculado por Einstein? No puedo cuestionarme este tipo de cosas, las leyes siempre conllevan un reto para la ciencia. Y siempre es alentador investigar nuevas alternativas, pero quizás necesitamos más imaginación. 

No es mi objetivo discutir de física, de la que apenas sé algo, pero si me gustaría comentarles las cosas que el maestro Einstein me ha enseñado para trabajar en el campo de la informática y en especial en el tema de Internet: posicionamiento en búsquedas (SEO) y el estudio de la analítica web.

El estudio de los fenómenos de forma abstracta nos permite observar una correlación de factores que en muchas ocasiones nos pasan desapercibidos. Muchas veces se desprecia este aspecto del enfoque del trabajo, y se busca copiar modelos de resultados sin apenas enfocarlos correctamente lo que tratamos.

El estudio de las patentes es clave para conocer las tendencias en la investigación de los grandes motores de búsquedas, y Einstein fue un revisor de patentes de donde aprendió a conocer los problemas teóricos y prácticos que afectaban a la ciencia de la época. 

Leyendo las patentes de Google podemos conocer los movimientos técnicos del buscador,  y tratar de decifrar, con imaginación, como estas cosas afectan el trabajo SEO. Y si queremos innovar y ser emprendedores, muy de moda la palabra en estos tiempos, podemos encontrar alternativas y nuevas ideas en las informaciones de patentes.

Las métricas web son limitadas, el potencial está en la analítica web donde, independientemente del análisis de los datos que aportan los software, necesitamos explotar nuestra imaginación y modelar la búsqueda de soluciones.  Nada mejor que la abstracción para buscar soluciones integrales.

Estas sencillas cosas las podemos utilizar todos los días en nuestro trabajo y es una forma de incorporar a Einstein a nuestro trabajo. Corremos el riesgo de que nos digan que somos teóricos, nada más ajeno a la realidad si recordamos aquello de que "no hay nada más práctico que una buena teoría".


Ya en lo personal me gustan muchas cosas del maestro.

Einstein fue un judío alemán que conoció los horrores y errores de la Europa de la primera mitad del siglo XX, trascendió los nacionalismos y fue un ciudadano del mundo.

Fue libre de expresar su opinión, incomoda para muchos en el momento en que el vivió, pero siempre fue leal a la verdad por incomoda que fuera.

Supo emigrar y aceptar las culturas ajenas, navegó en todos los mares e hizo amigos y enemigos en todo el mundo. Su camino fue solitario y arduo pero siempre tuvo la imaginación para salir adelante.







No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada